Algunos medios de comunicación están hablando cómo el cambio climático eleva el riesgo de contagio de virus entre especies. Tal y como demuestra un estudio de la revista Nature, el peligro del intercambio viral es más evidente que nunca y aumentará el riesgo de sufrir pandemias a nivel mundial. En Triomed nos preocupa el efecto que esto puede tener entre los animales, pero más importante aún, sobre las personas.

¿Cómo influye el cambio climático en el contagio entre especies?

La investigación de la revista Nature indica cómo influye el cambio climático en el contagio entre especies. Este será, si no lo está siendo ya, uno de los muchos problemas que acarreará el cambio climático a la humanidad. Según se explica, para el año 2070 se espera que más de 3.000 especies de mamíferos se desplacen en busca de lugares con condiciones medioambientales más propicias. Además de un impacto negativo en el ecosistema, estos portarán enfermedades desde sus lugares de origen. Se espera que en este periodo se produzcan unas 15.000 transmisiones víricas entre especies.

Los autores del estudio toman como ejemplo el ébola. Al menos 13 variedades de mamíferos que conviven en África central, entre ellos murciélagos, se desplazarán a otras latitudes en busca de agua y comida. Estos y otros animales, como los primates, se encontrarán con entre 2.455 y 3.695 especies diferentes, que quedarán expuestas a la enfermedad. Estas, a su vez, llevarán estos patógenos a países de Europa o América en sus migraciones, aumentando exponencialmente el riesgo de contagio.

¿Por qué se produce la trasmisión entre especies?

La trasmisión entre especies, incluida la humana, puede darse por diferentes motivos. Por ejemplo, estos animales podrían llegar a formar parte de la cadena alimenticia de los depredadores. Las heces también serían otra fuente de trasmisión. Si estas caen sobre zonas de pasto o directamente en la comida, pasarán directamente a su organismo.

En ocasiones, estos animales son portadores y no muestran síntomas de la enfermedad. Cuando pasan a otros animales diferentes, el efecto en ellos puede ser devastador. Existe la posibilidad de que desaparezcan especies enteras a consecuencia de la infección.

Otro de los peligros que puede darse es que los virus encuentren un entorno favorable al entrar en el organismo de otras especies. Ahí podrían mutar y convertirse en dañinos para otros seres vivos. El coronavirus es un ejemplo de cómo las mutaciones pueden llegar a crear una nueva cepa que se convierta en pandemia.

¿Cómo protegerse de la trasmisión entre especies?

Si bien es inevitable que lo que se ha comentado hasta ahora ocurra, sí se pueden tomar medidas para minimizar los riesgos. Por ejemplo, es muy importante limitar el contacto con animales salvajes, especialmente si tienen algún síntoma de enfermedad. También hay que ser precavidos con el cocinado de la comida y los controles de calidad por los que ha pasado la carne, siendo la de caza la más peligrosa y difícil de analizar.

Ahora que sabes cómo influye el cambio climático en el contagio entre especies, también habría que proteger la vía aérea. Muchos virus se trasmiten por el aire. Mascarillas quirúrgicas como las que fabricamos en Triomed han demostrado ser especialmente eficaces como medida de prevención ante este tipo de circunstancias. Como ya te hemos explicado en otros artículos, están diseñadas para que los virus no puedan sobrevivir en su superficie, por lo que son las ideales cuando los patógenos se extienden.