Las mascarillas tienen una vida útil, incluso cuando son reutilizables. Los fabricantes indican el tiempo de uso en los envases, junto a las características y las normativas que cumple el producto. Es muy importante prestar atención a estos detalles para cuándo hay que reponerlas por unas nuevas. ¿Qué ocurre si aún no ha trascurrido el tiempo recomendado de uso? ¿Cómo reutilizar mascarillas quirúrgicas o de otro tipo?

Aprende a reutilizar mascarillas quirúrgicas con seguridad

Las mascarillas reutilizables pueden y deben lavarse al finalizar la jornada o una vez excedido el tiempo de uso diario recomendado. En principio, esto supone una ventaja, ya que podrás utilizarla más veces. Sin embargo, irá perdiendo eficacia en cada lavado, por lo que la recomendación es utilizar las quirúrgicas y desecharlas tras su uso, solo así se puede garantizar la máxima protección. ¿Pero qué ocurre si solo se ha tenido puesta unos minutos o unas pocas horas?

La recomendación es utilizar las mascarillas quirúrgicas desechables entre cuatro y seis horas, como máximo. Sin embargo, hay ocasiones en las que solo se llevan puestas unos minutos o unas pocas horas. ¿Cómo reutilizar mascarillas quirúrgicas que no han llegado al límite del tiempo de uso recomendado?

Lo apropiado es que al quitarse una mascarilla reutilizable se deseche, sin importar el tiempo que se haya llevado puesta. Si crees que ha pasado muy poco tiempo y está en buenas condiciones, puede que decidas darle un segundo uso. En este caso, has de tomar algunas precauciones. 

  1. Limpieza

La limpieza es el primer paso antes de reutilizar la mascarilla. Lo primero será lavarte las manos, para evitar contaminar la mascarilla que llevas puesta. El tiempo mínimo de lavado debe ser de 20 segundos. Si no tienes acceso a agua y jabón, utiliza gel hidroalcohólico. 

  1. Manipulación

Es básico no tocar la mascarilla con las manos en ningún momento. Siempre con las manos limpias, debes desenganchar la mascarilla de las orejas utilizando la goma. Después, evita que la tela entre en contacto con ninguna otra parte del cuerpo o de la ropa. A continuación, vuelve a lavarte las manos con agua y jabón o, en su defecto, utiliza gel hidroalcohólico.

  1. Almacenaje

Para guardar la mascarilla, utiliza un envase traspirable. Lo mejor es un sobre de papel o cartón. Si no es posible, emplea una caja con ventilación, pero nunca hermética. El virus se multiplica y se propaga en espacios cerrados, en los que encuentra el calor y la humedad necesarias para su multiplicación. 

  1. Puesta

Para volver a ponerla es necesario que repitas los pasos indicados. Debes lavarte las manos durante al menos 20 segundos, utilizar las gomas para enganchar la mascarilla a las orejas, no tocar la tela y no rozar otras partes del cuerpo o de la ropa con la tela. Una vez puesta, es conveniente volver a lavarse las manos o utilizar gel hidroalcohólico. Si te aparecido útil esta información sobre cómo reutilizar mascarillas quirúrgicas, te invitamos a leer otros artículos de nuestro blog. Encontrarás más consejos sobre la utilización de las medida de protección individual y otros temas de interés.

Abrir chat