El uso de la mascarilla es obligatorio en casi todas las actividades que se realizan fuera del hogar, lo cual supone muchas horas y muchas mascarillas. ¿Te has planteado desinfectar las mascarillas quirúrgicas para utilizaras por más tiempo? Te hablaremos de esa posibilidad y de cómo prolongar al máximo su duración sin poner en riesgo tu salud. 

¿Es posible desinfectarlas?

En la actualidad no existe la posibilidad de desinfectar las mascarillas quirúrgicas con seguridad. El virus coronavirus SARS-CoV-2 se puede desactivar de diferentes maneras. Por ejemplo, pueden utilizarse algunos productos químicos a base de alcoholes específicos o lejía. También se puede hacer sometiéndolo a una temperatura superior a 560C durante más de 10 minutos. Pero ninguno de estos sistemas es válido para las mascarillas de este tipo. ¿Por qué?

Los productos químicos que pueden combatir el coronavirus no son buenos para la salud. Si una mascarilla se limpia con ellos, una parte pasará a las vías respiratorias cuando se coloque sobre la nariz y la boca. Por eso están descartados para este propósito. 

Los lavados con una temperatura por encima de los 560C por más de 10 minutos sí son eficaces para mascarillas reutilizables, pero no para las quirúrgicas. Si se hace, pierden la capa protectora con las que han sido diseñadas. 

En vista de todo lo expuesto, las mascarillas quirúrgicas no se pueden reutilizar. Una vez pasadas entre cuatro y seis horas de uso, hay que tirarlas. Pero, si no se han utilizado durante ese tiempo ¿pueden guardarse y utilizarlas más adelante?

¿Cómo reutilizar las mascarillas quirúrgicas? 

mascarillas triomed

Si tan solo se ha tenido colocada la mascarilla por unas horas, será una decisión personal reutilizarla. Si optas por aprovechar al máximo el tiempo efectivo de la mascarilla, debes tomar algunas precauciones. 

No toques la tela de la mascarilla al quitártela. El virus podría estar acumulado en la parte exterior y pasar a la piel o las vías respiratorias. Para evitar este problema, utiliza la goma. 

Una vez te la has quitado, colócala en un sobre o bolsa de papel ventilada. Las membranas que recubren el virus comienzan a deteriorarse al contacto con el aire seco. Si se guarda en un envase hermético o de plástico, se favorece la humedad y se crea un ambiente favorable para su supervivencia. No la toques por la tela y lávate las manos después de manipularla durante al menos 40 segundos, con agua tibia y jabón. 

Cuando vayas a utilizarla de nuevo no toques la tela. Aunque probablemente no tenga restos del virus, es mejor manipularla por las gomas. Este gesto es muy sencillo y minimiza aún más los riesgos. 

Ahora que tienes claro que no se pueden desinfectar mascarillas quirúrgicas, depende de ti decidir si quieres utilizar la misma cada vez que te la quites. Sea cual sea la decisión que tomes, recuerda que tan solo tienen una vida útil de entre cuatro y seis horas de uso. Y, por supuesto, hay que utilizar solo aquellas mascarillas que cumplen con las normativas para garantizar la máxima protección.