Uno de los problemas a los que se enfrenta la sociedad actual es al abuso de antibióticos en animales. Un mal uso de este recurso podría desencadenar problemas graves no solo entre la población animal, sino también en los humanos. Pero, seguro que te estás preguntando: si todos los alimentos que tomamos pasan por unos controles de calidad ¿cómo podría darse el caso de un exceso de antibióticos?

¿Cómo se produce el abuso de antibióticos en los animales?

Existen algunas normas que controlan y regulan el abuso de antibióticos en los animales criados para el consumo humano. Si estos no están bien ajustados y no hay un seguimiento adecuado, se pueden producir graves problemas para la salud de los consumidores.

Existe riesgo de abuso de antibióticos cuando los alimentos tienen un origen desconocido o provienen de países con controles y regulaciones menos estrictas. También podría darse el caso de que las dosis se multipliquen en animales que se crían en el medio acuático. Si hay más de una piscifactoría, la cantidad administrada en una se extendería a la siguiente y la cantidad aumentaría exponencialmente.

¿Qué peligros supone el exceso de antibióticos en los animales?

Uno de los efectos negativos del abuso de antibióticos en los animales es que este exceso también llega a los consumidores. Al igual que cuando se abusa de los medicamentos, pueden producirse efectos secundarios como alergias alimentarias, intolerancias y otras enfermedades más graves. Si el consumo es habitual, el problema se agrava. Pero este no es el único inconveniente, hay otro que probablemente sea más preocupante: la resistencia a los medicamentos.

Cuando se consumen antibióticos de forma sistemática, los patógenos pueden volverse resistentes. Estos medicamentos no solo atacan a un tipo concreto de microorganismos, afectan a varios, incluidos los que ayudan a combatir la infección de forma natural. Si el sistema inmune se debilita, tendrá poca efectividad ante una carga elevada de patógenos.

Las bacterias tienden a generar resistencia ante los medicamentos, por lo que hay que llevar un control muy específico de estos. Cuando hay un exceso en las dosis, las barreras naturales se debilitan. Las bacterias más fuertes sobreviven y ayudan a las débiles a fortalecerse, compartiendo con ellas su resistencia a los medicamentos. El resultado es un nuevo tipo de bacterias más resistentes que las anteriores.

Los animales que han sido tratados con un exceso de medicamentos son especialmente peligrosos. Si llegan a la cadena de consumo portando patógenos resistentes, el resultado puede ser devastador. Es más, podría darse el caso de que los químicos que pasan al organismo de los humanos generasen en ellos esa misma resistencia, de modo que el tratamiento ante una infección resultase ineficaz.

¿Cómo combatir el abuso de antibióticos en animales?

Para protegerse del abuso de antibióticos en animales es necesario tomar algunas medidas. Una de ellas es llevar una vida sana, para que nuestro sistema inmunológico esté fuerte. Otra es elegir bien el origen de los alimentos, asegurándose de que han sido criados siguiendo los protocolos establecidos para garantizar su calidad. Tampoco se debe abusar de las carnes de granja y de los pescados de piscifactoría para que las cantidades que pasen a nosotros sean las aceptables. Y, una cosa más, hay que evitar la exposición a los patógenos utilizando los productos antimicrobiales Triomed siempre que exista riesgo.

Abrir chat