Años de investigación y multitud de ensayos con diferentes grupos de microbios han dado como resultado importantes avances en la prevención y erradicación de enfermedades. La tecnología antimicrobiana es una parte fundamental en este campo. Te explicamos qué es y algunos ejemplos de cómo se aplica en la práctica.

¿Qué significa que posee tecnología antimicrobiana?

Cuando se dice que un producto posee tecnología antimicrobiana se quiere dar a entender que se han aplicado los estudios y los conocimientos adquiridos tras una concienzuda investigación para la desactivación de los microbios. Es decir, que se ha creado un elemento con características que impiden su supervivencia y reproducción.

Entre los artículos en los que se utiliza esta tecnología están las cremas, los geles, los antibióticos o los limpiadores. También se aplica en tejidos o artículos relacionados con la salud y el cuidado personal.

Los elementos antimicrobianos utilizan distintos diseños, técnicas o aditivos que terminan con la actividad microscópica. Algunos aditivos que han mostrado ser altamente eficaces han sido la plata, el triyoduro, el cobre, el zinc y algunos elementos de origen orgánico.

¿Son igual de efectivos todos los antimicrobianos?

No todos los antimicrobianos funcionan igual. Algunos son efectivos contra el 99 % de los microbios, mientras que otros no. Pero, no solo la efectividad marca la diferencia. El tiempo que pueden mantener sus propiedades es otro factor que se debe tener en cuenta para emitir una valoración. Es decir, que funcionen contra los microbios no quiere decir que sean igual de útiles en todos los casos o que sean funcionales por el mismo tiempo.

El triyoduro o la plata, por ejemplo, se impregnan en las telas y permanecen activos por mucho más tiempo que otros que están mezclados con sustancias volátiles. Estos últimos se disuelven con facilidad o tan solo tienen un periodo de actividad determinado.

Antimicrobiano y antibacteriano, ¿son lo mismo?

Ambos términos pueden resultar confusos para algunas personas. Los microbios son todos aquellos microorganismos que están vivos o poseen moléculas complejas, como los virus. Las bacterias, por tanto, estarían dentro del grupo de los microbios, pero formando un subgrupo independiente dentro de esta categoría.

Lo antimicrobiano actúa sobre casi todos los microorganismos que forman este grupo, lo que incluye bacterias, virus y hongos, entre otros. Sin embargo, lo antibacteriano, tan solo incide en las bacterias, no siendo eficaz contra los virus, los hongos, los protozoos y demás.

¿Qué tecnología antimicrobiana utilizamos en Triomed?

En Triomed nos valemos de la tecnología para imprimir la máxima protección en nuestros productos. Por ejemplo, las mascarillas quirúrgicas que fabricamos están compuestas por un tipo de tela no tejida que permite una cómoda respiración sin permitir la entrada de microbios. Además, son resistentes a las salpicaduras, minimizando el riesgo de contagio por filtración.

La tecnología antimicrobiana utilizada en Triomed, no solo previene el contagio de los microbios por contacto, también lo hace por la muerte o desactivación de estos. Tanto las mascarillas como el esparadrapo que fabricamos contienen Triyoduro, una sustancia proveniente del yodo que actúa sobre virus, bacterias, hongos y otros microorganismos.

 

Puedes leer también: Por qué es importante una velocidad de eliminación de 5 min. para 99,9 %+ de la COVID-19

 

banner mascarillas quirurgicas

Abrir chat