Los antimicrobianos son medicamentos que se utilizan para tratar las infecciones causadas por los microbios. Las más comunes son las que combaten a los virus, bacterias y hongos, aunque hay otros microorganismos que también pueden resultar dañinos para la salud. Cuando se hacen resistentes a estos fármacos, se produce la resistencia antimicrobiana.

¿Por qué se produce la resistencia antimicrobiana?

Hay al menos dos motivos por los que se puede dar la resistencia antimicrobiana. Uno de ellos es la capacidad de algunos microorganismos para cambiar. Otro es la propagación de las cepas más fuertes.

  1. Resistencia antimicrobiana por mutación

Algunos microorganismos pueden mutar. Al multiplicarse, los nuevos microbios adquieren esos cambios, que pueden generar mayor resistencia a los productos antimicrobianos. Si estas pasan a otros organismos vivos, el contagio podría convertirse en una pandemia, como ha ocurrido en ocasiones a lo largo de la historia.

  1. Resistencia antimicrobiana por propagación de cepas 

Algunos microbios tienen más resistencia que otros o una capacidad de contagio más alta. Si estos van pasando a otros organismos, los medicamentos habituales no serán suficientemente eficaces como para detener la propagación.

Peligros de la resistencia antimicrobiana

Que existan microbios que resistan a los medicamentos y tengan la capacidad de multiplicarse y contagiar a otros humanos supone un grave problema. Por ejemplo, puede que, en un país desarrollado estas variaciones causen estragos. Ha ocurrido que enfermedades ya superadas han resurgido, y con más fuerza.

Cuando las enfermedades infecciosas resurgen en países en vías de desarrollo o subdesarrollados, el problema puede ser devastador.

También puede ocurrir que, mientras se encuentra una solución, los microbios se fortalezcan y, donde antes suponían un problema controlable, ahora sean más difíciles de contener.

¿Qué factores influyen en la resistencia antimicrobiana?

Entre los factores que influyen en la resistencia antimicrobiana se encuentran los contagios entre personas de diferentes partes del mundo, el abuso de los medicamentos, el cambio del entorno, una mala higiene o el exceso de higiene.

Contagio

El mejor antimicrobiano que hay es el propio sistema inmunológico. Los anticuerpos heredados combaten de forma eficaz una serie de enfermedades. Sin embargo, puede que, por una cuestión geográfica, en otros países las personas no dispongan de estos anticuerpos. En esos casos, algo que no supone ningún riesgo en un caso, puede ser devastador en otro.

Abuso de medicamentos

El abuso de los medicamentos es el principal causante de la resistencia antimicrobiana. Tomar demasiados medicamentos impide que el cuero genere sus propios anticuerpos. Los microbios cambian y las escasas defensas y las medicinas convencionales dejan de ser suficientes para vencer la enfermedad.

El cambio del entorno

Los cambios en el clima potencian la aparición de algunos microbios o su extensión. Esto a su vez da lugar a mutaciones y que los medicamentos lleguen a resultar ineficaces.

La higiene

Un exceso de higiene provoca la inactividad de los anticuerpos. Asimismo, la falta de higiene genera un ambiente propicio para su proliferación, hasta el grado de que ni los medicamentos puedan ser efectivos.

En Triomed conocemos bien los efectos de la resistencia antimicrobiana. Cuando una serie de microbios se hacen resistentes a los medicamentos, lo mejor es protegerse. Por eso hemos creado mascarillas y otros productos que evitan la exposición y eliminan hasta el 99 % de los patógenos que tocan su superficie.

 

Puedes leer también: Contaminación microbiológica en espacios sanitarios

 

banner mascarillas quirurgicas

Abrir chat