No todas las mascarillas quirúrgicas son iguales. Todas deben cumplir unos requisitos y pasar unos controles estandarizados, pero, aun cumpliendo con estas características, es posible diferenciarlas en tres diferentes tipos de mascarillas quirúrgicas. Su efectividad ante la retención de las partículas, tanto al aspirar como al expeler el aire en la respiración, es más o menos alta en base a los parámetros que te vamos a explicar a continuación.

Tres tipos de mascarillas quirúrgicas

Existen tres diferentes tipos de mascarillas quirúrgicas según su efectividad; tipo I, tipo II y tipo IIR. Las tres están realizadas con tres capas de material non-woven o TNT, tejido no tejido. Es decir, se utiliza una tela compuesta por fibras, pero que no tiene separaciones que permitan el paso de las partículas. Todas pasan por unos controles que garantizan su elevada efectividad ante la filtración y alta capacidad de respiración. ¿Qué ofrece cada gama?

Mascarillas quirúrgicas de tipo I

Son las menos efectivas de las tres, aunque son mejores que las higiénicas. Ofrecen una protección microbiana BFE ≥95 % y una resistencia a la respiración <40 Pa/cm2. Es decir, que son muy efectivas y es fácil respirar con ellas.

Para reconocerlas es necesario acceder a las especificaciones. En ellas debe aparecer una de las siguientes normas: EN14683:2019, EN14683:2005 o ASTM F2100 (USA) y la directiva 93/42/EEC. Además, deben indicar que son de tipo I.

Mascarillas quirúrgicas de tipo II

Son las más efectivas ya que ofrecen una mayor protección microbiana BFE ≥98 %, con una resistencia a la respiración de <60 Pa/cm2. Su alta capacidad para retener el virus las convierte en las más indicadas para utilizar en recintos cerrados, como restaurantes, salas de eventos, hospitales, centros de mayores, etcétera.  

Se reconocen por especificaciones como: EN14683:2019, EN14683:2005 y ASTM F2100 (USA) y la directiva 93/42/EEC. Además, deben indicar que son de tipo II, para diferenciarlas de las de tipo I.

Mascarillas quirúrgicas de tipo IIR

Las características de estas mascarillas son las mismas que se indican para las del tipo II; protección microbiana BFE ≥98 %, con una resistencia a la respiración de <60 Pa/cm2. Pero no solo eso, estas en particular ofrecen la característica añadida de ser resistentes a las salpicaduras.

Para entrar en esta categoría del tipo II ha de demostrarse que soportan ≥16 kPa, una unidad de medida empleada para medir la capacidad de penetración en los tejidos. Si superan la prueba, pasan a convertirse en las más seguras, ya que muchas de salpicaduras que se pueden dar no traspasarán la tela. Son especialmente buenas para aquellos que trabajan en hospitales o cara al público.

Una categoría más de mascarillas quirúrgicas

Dentro de los tipos de mascarillas quirúrgicas II y IIR puedes encontrar algunas variantes que alcanzan el máximo grado de protección. Es el caso de las que fabricamos en TRIOMED. Tienen una efectividad BFE ≥99 %. Pero no solo eso. Nuestro diseño es único. Está preparado no solo para contener el virus, sino también para desactivarlo. Así, ofrecemos a los clientes unas de las mascarillas más seguras del mercado.

Abrir chat