Muchas personas se refieren por igual a los virus y las bacterias, pero realmente son muy diferentes. ¿Qué tienen en común? ¿Cuáles son las diferencias? ¿Qué es más peligroso? Veamos las respuestas a estas preguntas.

¿Qué son los virus y las bacterias?

Los virus y las bacterias son seres microscópicos, es decir, que no son visibles al ojo humano y precisan de instrumental específico, como un microscopio para ser vistos. Probablemente, esta explicación sencilla y lógica es conocida por la gran mayoría de las personas. Lo que tal vez no es tan conocido es que ambas pertenecen a un grupo común, el de los patógenos.

Los patógenos forman un subgrupo dentro de los seres microscópicos que se caracteriza por producir enfermedades o daños en un huésped de origen animal o vegetal. Entre estos estarían todos aquellos virus, bacterias, protozoos, levaduras y otros que puedan producirle daños al portador.

Las diferencias entre virus y bacterias

Las bacterias son seres unicelulares que se alimentan de nutrientes existentes en el organismo. Algunas son beneficiosas y ayudan en la digestión, pero hay otras que resultan perjudiciales porque a su paso dejan sustancias tóxicas.

Los virus no llegan a formar una célula completa. Son más bien material genético envuelto en una membrana proteica. No pueden subsistir por sí solos, necesitan unirse a otras estructuras celulares para mantenerse vivos, por lo que no sobreviven fuera del cuerpo por mucho tiempo. Sin embargo, son especialmente peligrosos porque una vez dentro de un cuerpo se reproducen rápidamente y, al ser más pequeños que las bacterias, infectan células, atraviesan mucosas e interfieren a nivel neuronal. La mayoría son peligrosos en mayor o menor medida, aunque hay algunas excepciones.

Uno de los grandes problemas de los virus es su capacidad de mutar. Algunos tienen una estructura de ADN y otros de ARN. Los segundos, los de ARN, son especialmente peligrosos. Los de ADN tienen un sistema que les protege de las mutaciones al replicarse, pero los de ARN no tienen esta protección. Al ir reproduciéndose se producen nuevas variantes que pueden ser más o menos peligrosas que las anteriores.

¿Qué son más peligrosos, los virus o las bacterias?

No se puede decir si los virus o las bacterias son más peligrosos unos que otros. Lo cierto es que hay virus con sintomatología muy leve y otros muy dañinos. Lo mismo ocurre con las bacterias, algunas tan solo causan molestias mientras que otras pueden resultar mortales.

Para combatirlos es importante la prevención. La buena alimentación es en ocasiones un buen antiséptico y un medio para mantenerse fuerte ante una infección. Pero no basta solo con esto. Existen medicamentos y vacunas específicas para vencer muchas de las infecciones que producen.

La mayoría de los virus se contagian por la mucosa, la sangre, la saliva o cualquier otro fluido transmisor. Cuando se comienza una propagación, es importante protegerse de estos mediante distanciamiento social, lavado frecuente de manos y la utilización de elementos de protección individual como las mascarillas. En Triomed fabricamos mascarillas quirúrgicas del tipo IIR, que protegen de aerosoles, son resistentes a las salpicaduras y eliminan el 99 % de los virus y bacterias al contacto con el triyoduro.

Puedes leer también: ¿Qué es la tecnología antimicrobiana?

banner mascarillas quirurgicas

 

Abrir chat