Hasta que llegó la COVID-19, la tuberculosis era la enfermedad infecciosa que más muertes provocaba anualmente. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 10 millones de personas estaban infectadas de tuberculosis en 2019. De estas, unos 1,4 millones no se recuperaron y perdieron la vida. Sin embargo, el COVID se llevó la vida de 1,8 millones de personas durante en siguiente año. Pero, la elevada mortalidad que han causado una y otra no son la única similitud. Te mostramos qué tienen en común la tuberculosis y la COVID. 

Similitudes entre la tuberculosis y la COVID

La tuberculosis y la COVID tienen algunas similitudes, tanto en la forma en la que se contagia como en los síntomas. Para que aprendas a diferenciarlas te mostramos cuáles son los parecidos y las diferencias entre una y otra enfermedad. 

  • Contagio. Las dos enfermedades se contagian por microorganismos que pasan de un cuerpo a otro, habitualmente por vía aérea. Generalmente, las gotículas expulsadas al respirar, toser o estornudar son las responsables de la infección. 
  • Infección respiratoria. En ambos casos, el síntoma principal es un síndrome respiratorio que puede convertirse en agudo severo y causar el fallecimiento del infectado. 
  • Otros daños. Tanto la tuberculosis como la COVID pueden atacar a otras partes del cuerpo y causar más enfermedades. Cada vez más estudios demuestran los daños colaterales que produce el coronavirus en el organismo. 
  • Cepas. En los dos casos, hay diferentes cepas, algunas especialmente resistentes y dañinas. 
  • Algunos síntomas. La tos, el dolor de cabeza, el malestar general o la fiebre son algunos síntomas comunes en ambas enfermedades. 

Diferencias entre la tuberculosis y la COVID 

Tras analizar las similitudes podría parecer que la tuberculosis y la COVID son enfermedades gemelas, pero lo cierto es que hay más diferencias que parecidos. A continuación, mostraremos las diferencias que hay entre una y otra, tanto en el tipo como en la sintomatología. 

  • Origen. El origen de la tuberculosis es una bacteria, mientras que la enfermedad del COVID es causada por un virus. 
  • Aparición de los síntomas. Los de la tuberculosis aparecen a los 15 días o un mes. Los de la COVID tan solo tardan entre 2 y 7 días. 
  • Síntomas diferentes. Aunque algunos síntomas son parecidos, no son totalmente iguales. En el caso de la tuberculosis la tos es con flema, en el de la COVID es seca y está acompañada de dificultad para respirar. 
  • Pérdida del olfato. La enfermedad del COVID puede traer consigo la pérdida del olfato. En la tuberculosis no es común. 
  • Pérdida de peso y apetito. La tuberculosis genera pérdida de apetito, el COVID no, salvo por la ausencia de olfato que no permite disfrutar de los alimentos. 

 

Cómo minimizar los riesgos de contraer tuberculosis o COVID

Si se tienen síntomas que pudiesen generar dudas sobre si es un padecimiento u otro, es recomendable hacerse las dos pruebas. Tras mencionarle las inquietudes al médico, puede solicitar que se realicen ambas para descartar. En los dos casos es importante la rápida detección y un tratamiento adecuado para evitar que surjan complicaciones. 

Como se explicó, ambas enfermedades pueden transmitirse por el aire. Por lo tanto, es importante la ventilación, mantener la distancia social, el lavado de manos y el uso de mascarilla. Si son las de Triomed, mejor, ya que contienen un compuesto que no solo impide la entrada de virus y bacterias, también los desactiva. 

 

Puedes leer también:Virus y bacterias: ¿qué son?, ¿en qué se diferencian?, ¿cómo nos afectan?

 

Abrir chat